¿Porque salen bolitas en el cuerpo y duelen?

Lo primero es lo primero, si consigo una pelota, ¿con quién debo ir?

El médico de la pelota tiene por nombre ONCÓLOGO, no médico, no médico general, no Google plus. Este experto es quien te puede ofrecer un diagnóstico certero pues conoce los protocolos correctos para tratar cada género de balón. Créenos, una historia puede transformarse en una catástrofe si no visitas al médico conveniente y te hacen los estudios precisos para descartar cosas mucho más graves. Si resulta que la pelota que salió tiene cáncer y te tratas a tiempo, tienes la posibilidad de liberarte de ella.

Lipomas

Los lipomas son tumores buenos formados por células grasas que se muestran en las partes blandas del cuerpo, en la región interna. Se genera a consecuencia de un desarrollo graso anómalo y al no tener contacto con el exterior es bien difícil que se infecten. Son identificables pues semejan ser suaves y esponjosos, de manera redonda y se mueven en el momento en que se tocan. Los lipomas se suprimen en el momento en que ocasionan afecciones.

Un bulto en el cráneo no va a ser un tumor cerebral, por el hecho de que este género de patología no hace aparición como un bulto en la piel, sino se lleva a cabo en el cerebro. El tumor cerebral hace afecciones como problemas, cambios de accionar, mareos, náuseas o vómitos, pérdida de memoria o parálisis. Dados estos síntomas, es requisito asistir al médico urgentemente.

Lipoma

Un lipoma es un bulto benigno compuesto por tejido adiposo. Ciertos estudios señalan que llenan el primer sitio entre los tumores de partes blandas, con un 16 a 50% de las situaciones, según las series analizadas. Son de desarrollo retardado y tienen la posibilidad de desplazarse hacia los lados en el momento en que se les empuja.

En la actualidad, no se conoce una causa concreta de esta condición. No obstante, una alta incidencia se asocia con antecedentes familiares. Son más habituales entre los 40 y 60 años de edad.

Quistes de grasa en el cuerpo

Exactamente la misma los lipomas, si bien tienen un origen diferente, se nombran quistes de grasa o quistes sebáceos. Los quistes son pequeñas acumulaciones de grasa que se forman en el momento en que uno o mucho más poros de nuestra piel se obstruyen. En los poros están los folículos pilosos (pequeños vellos que son prácticamente inapreciables en ciertas zonas de nuestro cuerpo) al lado de una glándula sebácea. Las glándulas sebáceas generan grasa que se hace cargo de resguardar los folículos, con lo que en el momento en que el poro se cierra, la grasa empieza a acumularse provocando un quiste.

El inconveniente de los quistes es que se inficionan. En un caso así, la piel circundante empieza a enrojecerse y tenemos la impresión de que la región nos está quemando, provocando abscesos o acumulaciones de pus que tienen la posibilidad de extender la infección a otras unas partes del cuerpo.