¿Se puede andar con el tendón de aquiles roto?

El tendón de Aquiles es una banda de tejido fibroso que conecta los músculos de la pantorrilla con el talón. La fuerza y ​​elasticidad de este tendón es esencial para saltar, correr y caminar. El tendón de Aquiles experimenta bastante agobio y tensión a lo largo de las ocupaciones del día a día, tal como jugando atlético y recreativo. Si se inflama, seguidor y también irrita, lleva por nombre tendinitis.

La tendinitis puede ser ocasionada por un empleo elevado o daño en el área. Puede ocasionar mal en la parte de atrás del pie y cerca del talón. Puede ver que unas partes del tendón se engrosan y endurecen gracias a la tendinitis. Esto empeorará si no lo emplea. Hay 2 tipos primordiales de tendinitis:

Opciones de régimen si tengo un tendón de Aquiles desgarrado

Estas son las distintas opciones de régimen si tengo un tendón de Aquiles desgarrado:

  • RICE (Reposo, hielo, compresión y elevación)
  • Medicación antiinflamatoria (Ibuprofeno, enantyum…)
  • Emplear ortesis, escayola o escayola.
  • Ejercicios de rehabilitación del tendón de Aquiles.
  • Cirugía abierta o percutánea.

Causas de la rotura del talón de Aquiles

El tendón de Aquiles es primordial en los movimientos que efectúa el pie: desde desplazar los dedos hasta caminar, saltar o correr.

Entre los componentes que tienen la posibilidad de ocasionar esta condición, primeramente, el tendón está dañado gracias a una tendinosis o tendinitis.

¿De qué forma me rompí el tendón de Aquiles?

Padecí esta lesión hace 6 años. Era febrero de 2009, salía a una doble pared y “sentí un hacha en el tobillo”. Caí al suelo en oposición al Club Deportivo. Miré hacia atrás, pues instintivamente creí que «varios de los defensores habían perdido la pala». “De manera rápida, vi que los dos tenían sus manos y supe lo que era.

“Nos nos encontramos enfocando bastante en los músculos del tobillo y de la pierna; hablamos de recobrar fuerza y ​​movilidad”, enseña Guillermo Bosch, fisioterapeuta del Hospital IMSKE.

Al estar reunidos en un mismo centro traumatólogos, fisioterapeutas y rehabilitadores, el aparato médico del IMSKE puede prestar una cobertura multidisciplinar en procesos que necesitan mucha paciencia y esfuerzo para sanar, como la rotura del tendón de Aquiles.

Si bien cada caso cambia de una manera u otra, por norma general la rehabilitación tras la rotura del tendón de Aquiles para regresar a caminar de forma segura dura unos 3 meses.